¿Sabes qué son y para qué sirven los racores?
¿Sabes qué son y para qué sirven los racores?

¿Te ha encargado tu jefe que vayas a tu ferretería industrial en Valencia para hacer un pedido en racorería y se te ha quedado la cara descompuesta? No te desanimes. Si te detienes a leer esta entrada de nuestro blog, aprenderás rápidamente qué son los racores, cuáles son sus principales tipos y para qué se suelen utilizar.

Es más que probable que en cualquier ferretería industrial en Valencia a la que acudas tengan racores de todas las clases para venderte, pues se trata de utensilios que son muy comunes en el día a día de múltiples sectores. Básicamente, se trata de piezas metálicas que sirven para unir tubos y toda clase de perfiles cilíndricos, como por ejemplo los cuadros de las bicicletas o las mangueras que usan los bomberos en los incendios, además de para trabajos de bricolaje o con diferentes estructuras.

Los racores pueden tener o no roscado interno en sentido inverso y estar fabricados de diferentes tipos de materiales como el aluminio, hierro, latón cromado, aleación de bronce, acero inoxidable, latón o acero al carbono, dependiendo en cada caso del uso para el que vayan a ser destinados.

Asimismo, en el mercado podrás encontrar una amplia variedad de modelos de racores en función de diversos factores como los fluidos que estés usando, la temperatura a la que estés trabajando, etcétera. Algunos de los tipos más comunes son, por ejemplo, los roscados, los hidráulicos, los neumáticos, los instantáneos, los de compresión, los de pletina, los de bayon o los funcionales.

Y es que en el acoplamiento de conductos cilíndricos no siempre tiene por qué ofrecer las mismas prestaciones un mismo tipo de racor para todos los usos. En Garcia Mendoza, uno de nuestros múltiples servicios es la venta de racorería, principalmente hidráulica y neumática. Por eso estamos capacitados para asesorarte y ayudarte a encontrar la solución que mejor se adapte a tu necesidad específica.

haz clic para copiar mailmail copiado